Perdón público, perdón publico

Pasa a mis espaldas y trato de hacerme el huevón por que me duele. Me duele Colombia, mi Colombia, país hermoso que nos representa en su bandera con los tres colores primarios, los colores que dan inicio a todo los demás, al oro, al mar y a la sangre; a la riqueza, la inmensidad y al trabajo.

País hermoso donde nací, país donde me criaron con las más lindas costumbres de mi Abuelita, que creía en la palabra, en el amor, en el trabajo, en la disciplina, que nos enseñaba cosas “para la vida” mientras nos tocaba batir la leche para hacer arequipe y natilla para la noche buena, o nos contaba historias antes de dormir, historias reales que sucedían en el diario vivir cuando salían a recolectar café o cacao.